Archive | enero, 2014

El poder del elogio

28 Ene

“Si quieres miel, no des puntapiés a la colmena”

“Una gota de miel atrapa más moscas que un barril de hiel”

No, no me he pasado a la apicultura.

Ambas citas salen de mi admiradísimo Dale Carnegie en su obra maestra, que recomiendo fervientemente, “Como ganar amigos e influir sobre las personas”. Dentro de poco prometo dedicarle a este libro el post que se merece.

Si bien la primera frase tiene mucho que ver con la “crítica constructiva” que ya comenté en un post pasado, me gustaría poner el foco, en este caso, en la segunda de ellas que habla de la fuerza, del poder que tiene el elogio en las personas.

Hace unos pocos días en una formación volví a utilizar una técnica que me encanta y que es siempre arriesgada pero muy reveladora, las caricias emocionales. Reconozco que me sigue impresionando como personas capaces, responsables y maduras se emocionan cuando reciben un halago sincero, por sencillo que sea.

En muchas situaciones nos comportamos como evaluadores rápidos y certeros en la crítica y, sin embargo, lentos en el elogio hacia los demás. Y eso hace que no podamos apreciar, en mi humilde opinión, los efectos de valorar positivamente.

Cuando, hace unos cuantos años ya, me enseñaron teoría económica me decían que los bienes y servicios escasos en el mercado son muy bien valorados, que su precio sube. Y creo que justo eso es lo que sucede con las palabras amables, comienzan a escasear y, por eso, son muy apreciadas por quienes las reciben.

Creo que, cada vez más, cobra importancia en nuestras organizaciones el refrán anglosajón de “No news is good news”. Cuando tu responsable, tu cliente…no te dice nada es que todo va bien.

Parece que la comunicación sólo es necesaria para las malas noticias…

Pese a ello quiero reivindicar el halago como fórmula para facilitar el desarrollo y la mejora personal y profesional.

Eso sí me refiero al halago sincero y no a la adulación vacía y falsa. Esta última me parece fácil de detectar y con poco recorrido.

Enséñale, por favor, a los demás lo bueno que tienen sin miedo a expresar tus emociones, como hace James Blunt en esta preciosa canción.

Si no lo haces cuando lo sientes, quizás más adelante sea tarde…

¿No habrás perdido la ilusión, verdad?

10 Ene

Ha pasado el día de Reyes y con él la conmoción de esos “locos bajitos”, como los llama Serrat, de nuestro alrededor.

Es un auténtico placer observarlos en las vísperas, como van contando los días que faltan uno a uno. Desprenden y contagian una emoción tan necesaria en nuestras vidas como es la ilusión. 

Observar esos ojos abiertos como platos, esos gritos de inquietud, ese ir de un lado a otro sin parar, esas preguntas limpias cargadas de inquietud es algo absolutamente impagable.

Me hace recordar que yo sentía lo mismo a su edad y siempre cuento que uno de los momentos de gran decepción de mi vida fue cuando fui consciente de “lo de los Reyes”. Era el final de la inocencia, de la magia y el principio de la vida adulta, con todo lo que conlleva.

Por eso esta época del año, viendo el desbordante entusiasmo que los niños tienen, me hace preguntarme a mí mismo algo que quiero compartir con vosotros:

¿No habrás perdido la ilusión, verdad?

Porque…¿que vida me espera si la pierdo?

Afortunadamente enseguida echo un vistazo alrededor y me doy cuenta de la cantidad de personas y cosas (en ese orden) que permiten que la llama de la ilusión siga viva. La lista de cosas buenas que ya hice en más de una ocasión también me ayuda.

Además hay un “loco bajito” alrededor que hace que se ilumine mi sonrisa en cuanto le veo cada día y no hay nada comparable a eso.

Todo esto me hace pensar que quizás “lo de los Reyes Magos” debería obligarnos a los que ya no somos niños a recordar lo importante que es conservar la ilusión en nuestras vidas.

Hacedme un favor…si por un segundo contestasteis SI a la pregunta del título del post, recapacitad y recuperadla cuanto antes.

Si se pierde definitivamente puede costar mucho recuperar a ese unicornio azul que nombraba Silvio Rodríguez.

¿Buenas intenciones o verdaderos objetivos?

3 Ene

Esta es la epoca de plantearse cambios…nuevo año, nuevas metas…

Aunque siempre me he planteado hasta que punto se quedan en buenas intenciones y como tenemos que hacer para que se conviertan en verdaderos objetivos…

Parece que, con renovada energía, en esos momentos en que formulamos esos propósitos frente a amigos y familia, lo queremos todo como dice Queen en el video que acompaño.

Pero, como suele pasar y ya comentaba en el post de Tus hechos hablan mas alto que tus palabras  , necesitamos más cosas que la mera verbalización para que las cosas pasen. Y desgraciadamente en más ocasiones de las que nos gustaría, estas buenas intenciones se quedan en burbujas de champán.

¿Que debemos hacer, entonces, para conseguir objetivos que nos vinculen?

Aunque no tengo la respuesta buena, si creo que hay algunas cosas que nos pueden ayudar. Ahí van algunas:

1.- Fijar un horizonte temporal realista para el cambio. Normalmente no nos gustan los cambios a priori, las personas somos animales de costumbres y nos cuesta horrores salir de nuestro “como siempre” y por ello necesitamos un plazo para que las nuevas formas de hacer se conviertan en hábitos. Esto unido a que las fechas límite o deadlines nos “ayudan” a ser estrictos en el cumplimiento.

2.- Marcarse hitos intermedios. No se modifica la conducta completa de forma habitual sino que vamos quemando pequeñas etapas o hitos para lograr los cambios grandes al final. Los grandes objetivos suelen ser el fruto de ir consiguiendo esas pequeñas metas poco a poco.

3.- Que los objetivos sean lo mas concretos y específicos posible.- Delimitar al máximo qué queremos cambiar.

En este sentido, recomiendo fervientemente la lectura de la entrada de mi admiradísima Belen Varela en su blog de Organizaciones optimistas sobre la diferencia entre deseo, propósito y compromiso. Como suele pasar con todo lo que hace Belén, muy inspiradora. Enhorabuena una vez más, maestra!

Tenemos que, en este 2014, mejorar ese ratio personal de conversión de buenas intenciones en verdaderos objetivos.

Yo voy a empezar con los míos usando una célebre frase de mi película favorita…

” A Dios pongo por testigo…”

Hasta pronto! Feliz año!

evades blog

Prácticas del curso blogs 08

Chema coach

Optimismo y automotivacion

Home's Cool!

Don't Just wish about it! Go home!

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: