Archivo | Asturias RSS feed for this section

Nuestra zona ciega

19 Nov

Desde hace bastante tiempo trabajo en formación y en coaching la conocida ventana de Johari y me parece una herramienta muy útil para entrenar ese area de mejora que tenemos la mayor parte de nosotros como es la consciencia, el autoconocimiento.

Dentro de las cuatro areas (o cuadrantes) que aparecen en Johari confieso que me apasiona la zona ciega. Los autores (J. Luft y H. Ingham) la definen como esa zona de nuestro comportamiento que los demás ven,perciben y de la que nosotros no somos conscientes, no vemos.

Seguro que en muchas ocasiones para referirnos a un amigo, conocido o familiar al que creemos errado usamos la expresión “¡es que no lo ve!”.

En pocas ocasiones es más preciso un término.

Me sorprendo, ya en casi todos los cursos que imparto, diciéndoles a las personas que asisten que ellos/ellas no son la imagen de si mismos que tienen en sus cabezas, que son lo que hacen y lo que dicen, lo que perciben los demás. Y aunque, del primer impacto, muchas personas ponen cara de “qué me estás contando”, en cuanto jugamos con la ventana se dan cuenta del realismo de la frase.

Tener el atrevimiento a ponerse delante de la visión que los demás tienen de tu comportamiento es un sanísimo ejercicio que toda persona que quiera abandonar su zona de confort debería practicar con cierta frecuencia.

Sé que habitualmente no lo hacemos por el temor a nuestra “vieja amiga” la “critica constructiva” pero, asumiendo ese riesgo, nuestra consciencia recibirá un regalo inmenso que nos proporcionará una oportunidad importante de crecer personal o profesionalmente.

He tenido la inmensa fortuna a lo largo de estos años de tener a mi alrededor personas, que cual lazarillos, me han ayudado a darme cuenta de muchos aspectos de mi “zona ciega” y eso me ha permitido trabajarlos.

En este camino de aprendizaje continuo que es la vida y en el cambiante mundo que nos ha tocado vivir deberíamos, en mi humilde opinión, aprovechar cada pequeña ocasión para conocernos mejor.

Estas reflexiones siempre me llevan al maestro Sócrates con su brillante “Solo sé que no sé nada”.

¿Haría referencia a su “zona ciega”?…

Mientras tanto os dejo un pedazo de canción del gran David Coverdale (líder de Whitesnake) que encaja con el tema de hoy: “Blindman”

Anuncios

Pequeño homenaje a las inspiradoras de mis valores

22 Oct

A veces es necesario un pequeño empujón para salir de la “zona de confort” y a mi me lo dio la semana pasada mi querido amigo Kike Rogado y por eso he retomado el blog y dentro de muy poco podreis leerme en el nuevo dominio y en la nueva dirección http://www.chemacoach.com

Allí os espero de ahora en adelante. Pero necesito despedirme de esta dirección con un post que sale desde el corazón.

Me iba poniendo excusas que ni yo mismo me creía para dejar para “más adelante” (una vez más la indefinición de objetivos) esta entrada que voy a escribir con todo el cariño que las destinatarias se merecen.

Aunque en el pasado les dediqué unas líneas a alguna de ellas (las abuelas), me seguía sintiendo en deuda (y este pequeño artículo tampoco la va a saldar) con los pilares que me han inspirado de forma decisiva: las mujeres de mi vida.

Cuando echo la vista atrás y analizo la persona en la que me voy convirtiendo cada día no puedo por menos que agradecer que la mejor parte de mí se la debo a ellas.

Comienzo por mi abuela, Iluminada, que me enseñó en que consiste el amor desinteresado, la entrega a los demás sin pedir nada a cambio. Su azarosa vida, como la de tantas de su generación, arrancó con la pérdida de sus padres siendo muy pequeña y siguió con su viudedad a los 26 años lo que le hizo ponerse la vida por montera y empezar a trabajar en los duros años 50 para sacar a sus dos hijas adelante. No existía la palabra conciliación en aquel momento y tuvo que duplicar esfuerzos para ser referente económico y emocional de su familia.

Cuando vienen a mi mente valores que hoy consideramos clave en el mundo empresarial como resiliencia, compromiso  y cultura de esfuerzo, nadie me los refleja mejor que ella. Desgraciadamente hace casi cinco años que no puedo decirle lo mucho que la admiro.

Sigo por mi madre, Margarita, de la que aprendí la importancia de pelear hasta la última consecuencia por aquello que se quiere y que es importante para ti, la capacidad para reinventarse y salir adelante, los arrestos y la valentía para superar situaciones complicadas con dignidad.

Va a hacer seis años que se marchó antes de lo debido y, sobre todo, antes de poder transmitirle todas esas cosas ella misma a mi hijo. Cuando pienso en ella las palabras valor, determinación y creatividad cobran sentido. Me parece que no fui capaz de expresarle suficientemente lo mucho que me dio.

Y termino con mi compañera, Carmen, a quien tengo la suerte de disfrutar cada día y que ejemplifica la honestidad, la generosidad suprema, el amor incondicional, la armonía, en definitiva el corazón más limpio que conozco.

Aunque algunas veces se lo digo, nunca será suficiente. Hay personas que consiguen sin ruido, sin estridencias, con su ejemplo y su valor hacer mejores a los que las rodean.

Irradian energía contagiosa, generan entornos donde queremos estar, donde el sueño de ser feliz se convierte en realidad. Hay pilares sólidos y profundos sobre los que asentar la vida y yo he encontrado, con ella, el mío.

No se si aparecen en los manuales de competencias profesionales pero la dulzura, la preocupación sincera por los demás y la bondad de corazón permiten construir las cosas que importan de verdad.

¿Que han hecho ellas para influirme así? Muy sencillo…

Han sido ejemplos andantes de esos valores, me han mostrado como hacerlo con sus acciones, con sus palabras. Sin alardes, sin fuegos de artificio, desde la sencillez, la cercanía y la humildad.

Si alguna vez alguien considera que algo de lo que hago o digo es útil o tiene valor, todo el crédito es de ellas.

De mis sombras, de mis errores y de mis fracasos soy el único responsable.

Para finalizar me gustaría recordar que este viaje de la vida es muy corto (“vértigo que el mundo pare…” como dice Ismael Serrano…) y comparto estas reflexiones para que aprovechéis “el aquí y ahora” para agradecer a las personas importantes de vuestra vida lo que os aportan.

Esperar trae consigo, a veces, que perdemos desgraciadamente la oportunidad de hacerlo.

Hace poco hubiese cumplido años mi idolatrado John Lennon. Su “Woman” describe a la perfección muchos de los sentimientos que, torpemente, he querido reflejar aquí.

evades blog

Prácticas del curso blogs 08

Chema coach

Optimismo y automotivacion

Home's Cool!

Don't Just wish about it! Go home!

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: