Archivo | Optimismo RSS feed for this section

¿No habrás perdido la ilusión, verdad?

10 Ene

Ha pasado el día de Reyes y con él la conmoción de esos “locos bajitos”, como los llama Serrat, de nuestro alrededor.

Es un auténtico placer observarlos en las vísperas, como van contando los días que faltan uno a uno. Desprenden y contagian una emoción tan necesaria en nuestras vidas como es la ilusión. 

Observar esos ojos abiertos como platos, esos gritos de inquietud, ese ir de un lado a otro sin parar, esas preguntas limpias cargadas de inquietud es algo absolutamente impagable.

Me hace recordar que yo sentía lo mismo a su edad y siempre cuento que uno de los momentos de gran decepción de mi vida fue cuando fui consciente de “lo de los Reyes”. Era el final de la inocencia, de la magia y el principio de la vida adulta, con todo lo que conlleva.

Por eso esta época del año, viendo el desbordante entusiasmo que los niños tienen, me hace preguntarme a mí mismo algo que quiero compartir con vosotros:

¿No habrás perdido la ilusión, verdad?

Porque…¿que vida me espera si la pierdo?

Afortunadamente enseguida echo un vistazo alrededor y me doy cuenta de la cantidad de personas y cosas (en ese orden) que permiten que la llama de la ilusión siga viva. La lista de cosas buenas que ya hice en más de una ocasión también me ayuda.

Además hay un “loco bajito” alrededor que hace que se ilumine mi sonrisa en cuanto le veo cada día y no hay nada comparable a eso.

Todo esto me hace pensar que quizás “lo de los Reyes Magos” debería obligarnos a los que ya no somos niños a recordar lo importante que es conservar la ilusión en nuestras vidas.

Hacedme un favor…si por un segundo contestasteis SI a la pregunta del título del post, recapacitad y recuperadla cuanto antes.

Si se pierde definitivamente puede costar mucho recuperar a ese unicornio azul que nombraba Silvio Rodríguez.

¿Existe la buena suerte?

27 Dic

Ocurre mucho en las fechas en las que estamos pero es reflejo de lo que pasa el resto del año.

Achacamos mucho de lo que nos sucede a la suerte…

Si ya sabeis…hay personas que, simplemente tienen buena suerte…mérito, trabajo, esfuerzo, no! que va!

Todo es cuestion de suerte…

Y hay personas que habitualmente la tienen mala…no les salen las cosas nunca…hay una conspiracion “judeomasónica” para que todo les salga mal…¿será cierto?

Nos pasa mucho en este entorno en el que nos movemos que cada vez que alguien consigue algo de mérito o tiene éxito en algo, decimos que tiene suerte. Sin embargo, qué extraño, cuando nosotros somos los que conseguimos éxito, ha sido cosa de nuestro esfuerzo, con lo que nos ha costado, con el trabajo que hemos hecho!  No se porqué pero me resisto a pensar que siempre es así…

Somos rápidos compartiendo los éxitos y eximiéndonos de responsabilidad en los fracasos. Rápidos en la crítica y muy lentos en el halago…

Responsabilizar de lo que pasa en nuestras vidas a agentes externos (suerte, azar, destino…) y no asumir el control de nuestros actos es una actitud que nos limita el desarrollo de forma tremenda.

Así que ya sabes, si no te tocó la lotería…tuviste mala suerte, no lo pienses mas, eso si…compra billetes el año próximo…quizás, Lady Luck como canta Deep Purple en el vídeo que uso para este post, esté de tu lado la próxima vez…

Felices Fiestas!

¿Eres actor o espectador de tu vida?

5 Dic

Este pasado sábado tenía el placer de colaborar con un amigo y cliente de estos años en la presentación de su nuevo proyecto empresarial.

Me encantó participar porque el ambiente destilaba ilusión, aprecio y muchas emociones positivas de esas que es necesario que nos empapen siempre.

Su historia es muy llamativa en estos tiempos que corren.

Deja atrás, aunque no del todo porque seguramente seguirá colaborando desde fuera, una casa empresarial fuerte con la que tenía un compromiso enorme y que ha visto crecer en estos últimos años.

Es decir deja atrás la seguridad de un buen trabajo en una buena empresa y en la que su nivel de motivación era alto…ya sabeis…un inconsciente!!!

Y decide emprender, decide volcarse en un proyecto nuevo y que le ilusiona y hacia el que salta sin red, sin otro colchón que su capacidad de trabajo y su conocimiento (que son estupendos!) y que además le permitirá conciliar con su vida personal.

Decide salir de eso que en coaching llamamos “zona de confort” y explorar nuevos retos.

Os imagináis…en plena crisis…con la que está cayendo (siguiendo el sabio consejo de mi querido amigo Fernando me acabo de propinar una colleja a mi mismo por la frasecita)…

No sé si le saldrá bien o mal, si tendrá éxito empresarial o fracasará. Lo único que sé es que el éxito ya lo ha conseguido porque:

Ha decidido ser actor de su vida y no espectador.

Y eso ya es un éxito. En mi pequeña intervención en su “puesta de largo” del sábado pasado yo decía que las personas decidimos ser actores o espectadores de nuestro destino, de nuestra vida.

Enhorabuena Lluis por decidir ser actor!

Y para que quede constancia, adjunto el corto de tu primera película! 😉

Y tú…¿Eres actor o espectador de tu vida?

¿Escribes e interpretas el guión o te sientes un sujeto pasivo que ha pagado entrada para observar lo que le pasa?

Muchísimas gracias por seguir ahí!

¿Eres Tiger o Igor? ¿Eliges tu actitud?

14 Nov

tiggereeyore1

Aquí estamos de nuevo y sigue haciendo falta hablar de actitud.

Hay dos personajes que en los últimos años se han convertido en muy importantes en mi casa: Tiger e Igor.

Es probable que no los conozcas por lo que te los voy a presentar pero antes explico su trascendencia doméstica en mi caso…

Cuando llegó hace 5 años el pequeño de la casa a nuestras vidas, su mamá se empeñó en que Winnie The Pooh fuera un referente para el…cuando las paredes de tu habitación están llenas de los personajes de Winnie, tu manta de dormir es de Winnie, tu toalla de baño es de Winnie y acumulas sus libros y películas…suele acabar (si eres un niño…) gustándote. Y pese a que tengo que confesar que me costó entenderlo, yo me he convertido en un pequeño estudioso de lo que pasa en el Bosque de los Cien Acres, lo cual agradezco de verdad a la mami de casa.

Me encantaría afirmar que solo leo sesudos libros sobre coaching pero mentiría. En los últimos años entre mis lecturas nocturnas más habituales se encuentran best sellers con títulos como “El oso vuela” o “No hay miel”, este último que me parece una alegoría sobre la crisis de estos años. 😉

Si alguien ha sido capaz de leer hasta aquí sin consultar la Wikipedia alguna vez o tiene mérito o es padre o madre…

Bien, centrando el tema, en el entorno del famoso oso Winnie aparecen nuestros dos protagonistas Tiger (el tigre) e Igor (el burro) que son la antítesis el uno del otro y que reflejan muy bien las distintas formas que tenemos de aproximarnos a nuestro día.

Tiger es optimista, quizás a veces osado en su vision exagerada de las cosas pero valora muchísimo disfrutar de lo que le rodea y su emoción positiva contagia a quienes tiene cerca.

Igor prefiere centrar su visión en los aspectos negativos que suele tener facilidad para encontrar en las cosas que le pasan. Dedica buena parte de su tiempo a lamentarse por su mala suerte y no suele emprender acciones para cambiarla.

Ante un mismo hecho (como, por ejemplo, la pérdida de una cometa mientras juegan) Tiger suele apostar por la opcion de recuperarla mientras que Igor afirma que no volverá más.

Estos dos dibujos animados representan en buena medida nuestra actitud ante casi todo en la vida.

Tenemos momentos, sería interesante que cada uno evaluarais cuantos, donde solo vemos oportunidades y tenemos un entusiasmo contagioso que impregna en positivo a las personas que están con nosotros.

Por otro lado hay situaciones y momentos (son mas que los anteriores?) en los que todo se nos viene encima y hacemos montañas negativas de un grano de arena un poco oscuro…

Vuelvo a dejaros alguna pregunta para ese bonito y necesario debate del autoconocimiento:

¿Te ves en mas situaciones como Tiger o como Igor?

¿Eres actor y guionista de tu vida o eres un mero espectador de lo que el destino hace contigo?

¿Eliges tu actitud o dejas que algo o alguien la elija por ti?

¿Te ocupas o solo te preocupas?

Como siempre me encantaría conocer vuestras respuestas y consideraciones a estas cuestiones…pero, por ahora, os tengo que dejar…el Bosque de los Cien Acres me espera…

Tu lista de cosas buenas: automotivación

28 Oct

Es hora de hablar de automotivación

Alguien que trabaja en hostelería me comentó, hace casi dos años en una formación, que estamos viviendo en un ambiente de tristeza y le tomo prestada la afirmación porque es especialmente certera.

Confieso que me preocupa que ese comentario proceda de alguien que trabaja en un lugar donde la gente va a compartir emociones con su familia y amigos. A liberarse de lo cotidiano.

Hace bastante tiempo que me di cuenta que el entorno que nos rodea depende de la actitud de cada uno. De como nos tomemos las cosas que nos suceden en la vida.

Hay una frase  del profesor Bernabé Tierno que he repetido hasta la saciedad en los últimos tres años de formación:

“Somos arquitectos de nuestro propio destino en un 80%”

Y estoy convencido de ello. Buena parte de lo que nos pasa en la vida depende de nuestra percepción y de nuestra actitud ante los acontecimientos. Y tengo una buenísima noticia:

“Cada día podemos elegir nuestra actitud”

Cada día decidimos como queremos vivir y que queremos que nos afecte y en que medida. Es bien cierto que siempre podemos buscar (y encontraremos) motivos para el desanimo (quien no los tiene???) pero a su vez seguro que hay argumentos de sobra para el ánimo y para encarar las dificultades con fuerza y ganas. Y además hay otro aspecto básico en el que tendríamos que pensar…esa actitud es contagiosa!!!

Esa emoción que nos acompaña “contamina” en positivo o negativo a la gente mas cercana a nosotros. La pregunta es sencilla…¿que emociones queremos transmitir a nuestra gente querida?.

Si, ya sé…alguien estará pensando:

“Vaya suerte…a este tipo todo le ha ido bien, así cualquiera puede pensar en positivo” – Pues me temo que mi vida ha sido tan azarosa como cualquier otra. Ni mejor ni peor.

No me gusta hablar de un optimismo simplista, sino de un optimismo inteligente, basado en hechos…y estoy convencido que, casi todos, tenemos un montón de cosas por las que merece la pena elegir la actitud.

Pero no quiero cerrar el comentario sin una pequeña herramienta para que practiquemos esto.

Por favor, busca un momento de soledad en el día.

Con cinco minutos bastará.

Coge papel y lápiz (o teclado y pantalla a elección 😉 ) y hazte una lista de las cosas positivas que tiene tu vida aquí y ahora.

Te sorprenderá ver cuantas son.

Me parece importantísimo materializarlas porque creo que desgraciadamente en los últimos tiempos las estamos menospreciando, las dejamos de lado y sólo ponemos el foco en los aspectos negativos. Y nuestro pensamiento y nuestras palabras y hechos condicionan nuestro día mas que ninguna otra cosa.

Haz tu lista de cosas buenas y, si te apetece, comenta con tu gente los resultados…y luego me cuentas.

Porque a pesar de la lluvia y la oscuridad de algunos momentos…Todos los dias sale el sol!

Resiliencia: la vitamina del optimismo

14 Oct

Existen muchos mitos en torno al optimismo…

Siguiendo los viejos refranes de nuestro entorno, muchas veces basados en el fatalismo vital…se describe a la persona optimista como “la que nació de pie”, como todo el mundo sabe “unos nacen con estrella y otros estrellados” y podríamos seguir eternamente.

Contrariamente a lo que se cree una persona no “nace sino que se hace” optimista y esto suele estar muy unido a su capacidad de resiliencia.

Si buscamos la definición de este palabro en dios Google y su apóstol Wikipedia nos dirán que es “la capacidad de los sujetos para sobreponerse a periodos de dolor emocional y traumas y salir fortalecidos de esa experiencia” y que viene del latín  (resilio, resilire: «saltar hacia atrás, rebotar»).

Esta cualidad o competencia personal es clave en las personas que afrontan la vida con optimismo. No son personas a las que no les haya sucedido nada malo (como dice el dicho asturiano “en todes les cases cuecen fabes y en la mía a calderades”) sino que se han demostrado a si mismas la capacidad para superar esos momentos duros o dolorosos y levantarse las veces que sean necesarias.

Es importantísimo que entrenemos a las personas queridas de nuestro entorno en esa capacidad para sobreponerse a las dificultades, eso les ayudará a mejorar su visión positiva de la vida.

Especialmente en el caso de los mas pequeños de la casa, como bien les escuche a Xavier Guix (psicólogo), la “evitación de toda frustración como camino a la felicidad es un error caro de los padres de hoy”. No debemos caer en esa trampa de pensar que podemos evitar toda la vida situaciones no deseadas a nuestros hijos y convertirlos así en analfabetos emocionales que no saben superar por si mismos estos pequeños fracasos.

Entre la exigencia extrema (léase Aprendiendo de los errores: papa olvida en este mismo blog) y la complacencia absoluta hay mucho terreno en el que movernos.

Cuando pienso en resiliencia me suele venir a la mente este ejemplo tremendo que he compartido en algunos cursos: el Team Hoyt

Podéis bucear en la red buscando información sobre ellos, creo que merece la pena.

Y para cerrar un dicho más, este italiano, que creo refleja el concepto de resiliencia bastante bien:

“Dura più l´incudine che il martello” Es decir dura más el yunque que el martillo.

Queridos yunques, buena semana…

evades blog

Prácticas del curso blogs 08

Chema coach

Optimismo y automotivacion

Home's Cool!

Don't Just wish about it! Go home!

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: