Tag Archives: Inteligencia emocional

Pequeño homenaje a las inspiradoras de mis valores

22 Oct

A veces es necesario un pequeño empujón para salir de la “zona de confort” y a mi me lo dio la semana pasada mi querido amigo Kike Rogado y por eso he retomado el blog y dentro de muy poco podreis leerme en el nuevo dominio y en la nueva dirección http://www.chemacoach.com

Allí os espero de ahora en adelante. Pero necesito despedirme de esta dirección con un post que sale desde el corazón.

Me iba poniendo excusas que ni yo mismo me creía para dejar para “más adelante” (una vez más la indefinición de objetivos) esta entrada que voy a escribir con todo el cariño que las destinatarias se merecen.

Aunque en el pasado les dediqué unas líneas a alguna de ellas (las abuelas), me seguía sintiendo en deuda (y este pequeño artículo tampoco la va a saldar) con los pilares que me han inspirado de forma decisiva: las mujeres de mi vida.

Cuando echo la vista atrás y analizo la persona en la que me voy convirtiendo cada día no puedo por menos que agradecer que la mejor parte de mí se la debo a ellas.

Comienzo por mi abuela, Iluminada, que me enseñó en que consiste el amor desinteresado, la entrega a los demás sin pedir nada a cambio. Su azarosa vida, como la de tantas de su generación, arrancó con la pérdida de sus padres siendo muy pequeña y siguió con su viudedad a los 26 años lo que le hizo ponerse la vida por montera y empezar a trabajar en los duros años 50 para sacar a sus dos hijas adelante. No existía la palabra conciliación en aquel momento y tuvo que duplicar esfuerzos para ser referente económico y emocional de su familia.

Cuando vienen a mi mente valores que hoy consideramos clave en el mundo empresarial como resiliencia, compromiso  y cultura de esfuerzo, nadie me los refleja mejor que ella. Desgraciadamente hace casi cinco años que no puedo decirle lo mucho que la admiro.

Sigo por mi madre, Margarita, de la que aprendí la importancia de pelear hasta la última consecuencia por aquello que se quiere y que es importante para ti, la capacidad para reinventarse y salir adelante, los arrestos y la valentía para superar situaciones complicadas con dignidad.

Va a hacer seis años que se marchó antes de lo debido y, sobre todo, antes de poder transmitirle todas esas cosas ella misma a mi hijo. Cuando pienso en ella las palabras valor, determinación y creatividad cobran sentido. Me parece que no fui capaz de expresarle suficientemente lo mucho que me dio.

Y termino con mi compañera, Carmen, a quien tengo la suerte de disfrutar cada día y que ejemplifica la honestidad, la generosidad suprema, el amor incondicional, la armonía, en definitiva el corazón más limpio que conozco.

Aunque algunas veces se lo digo, nunca será suficiente. Hay personas que consiguen sin ruido, sin estridencias, con su ejemplo y su valor hacer mejores a los que las rodean.

Irradian energía contagiosa, generan entornos donde queremos estar, donde el sueño de ser feliz se convierte en realidad. Hay pilares sólidos y profundos sobre los que asentar la vida y yo he encontrado, con ella, el mío.

No se si aparecen en los manuales de competencias profesionales pero la dulzura, la preocupación sincera por los demás y la bondad de corazón permiten construir las cosas que importan de verdad.

¿Que han hecho ellas para influirme así? Muy sencillo…

Han sido ejemplos andantes de esos valores, me han mostrado como hacerlo con sus acciones, con sus palabras. Sin alardes, sin fuegos de artificio, desde la sencillez, la cercanía y la humildad.

Si alguna vez alguien considera que algo de lo que hago o digo es útil o tiene valor, todo el crédito es de ellas.

De mis sombras, de mis errores y de mis fracasos soy el único responsable.

Para finalizar me gustaría recordar que este viaje de la vida es muy corto (“vértigo que el mundo pare…” como dice Ismael Serrano…) y comparto estas reflexiones para que aprovechéis “el aquí y ahora” para agradecer a las personas importantes de vuestra vida lo que os aportan.

Esperar trae consigo, a veces, que perdemos desgraciadamente la oportunidad de hacerlo.

Hace poco hubiese cumplido años mi idolatrado John Lennon. Su “Woman” describe a la perfección muchos de los sentimientos que, torpemente, he querido reflejar aquí.

El poder del elogio

28 Ene

“Si quieres miel, no des puntapiés a la colmena”

“Una gota de miel atrapa más moscas que un barril de hiel”

No, no me he pasado a la apicultura.

Ambas citas salen de mi admiradísimo Dale Carnegie en su obra maestra, que recomiendo fervientemente, “Como ganar amigos e influir sobre las personas”. Dentro de poco prometo dedicarle a este libro el post que se merece.

Si bien la primera frase tiene mucho que ver con la “crítica constructiva” que ya comenté en un post pasado, me gustaría poner el foco, en este caso, en la segunda de ellas que habla de la fuerza, del poder que tiene el elogio en las personas.

Hace unos pocos días en una formación volví a utilizar una técnica que me encanta y que es siempre arriesgada pero muy reveladora, las caricias emocionales. Reconozco que me sigue impresionando como personas capaces, responsables y maduras se emocionan cuando reciben un halago sincero, por sencillo que sea.

En muchas situaciones nos comportamos como evaluadores rápidos y certeros en la crítica y, sin embargo, lentos en el elogio hacia los demás. Y eso hace que no podamos apreciar, en mi humilde opinión, los efectos de valorar positivamente.

Cuando, hace unos cuantos años ya, me enseñaron teoría económica me decían que los bienes y servicios escasos en el mercado son muy bien valorados, que su precio sube. Y creo que justo eso es lo que sucede con las palabras amables, comienzan a escasear y, por eso, son muy apreciadas por quienes las reciben.

Creo que, cada vez más, cobra importancia en nuestras organizaciones el refrán anglosajón de “No news is good news”. Cuando tu responsable, tu cliente…no te dice nada es que todo va bien.

Parece que la comunicación sólo es necesaria para las malas noticias…

Pese a ello quiero reivindicar el halago como fórmula para facilitar el desarrollo y la mejora personal y profesional.

Eso sí me refiero al halago sincero y no a la adulación vacía y falsa. Esta última me parece fácil de detectar y con poco recorrido.

Enséñale, por favor, a los demás lo bueno que tienen sin miedo a expresar tus emociones, como hace James Blunt en esta preciosa canción.

Si no lo haces cuando lo sientes, quizás más adelante sea tarde…

La crítica…¿constructiva?

28 Nov

“Espero que entiendas que es por tu bien, es una crítica constructiva…”

Así comenzamos en ocasiones la frase que provoca el post de hoy.

Llevo, mas años de los que me gustaría confesar, poniendo en duda la utilidad de esta construcción gramatical que conocemos la mayoría de nosotros y que, en más de una ocasión, hemos usado y soportado estoicamente.

De inicio son dos palabras que juntas me chirrían, crítica (véase significados en la RAE) y constructiva no me parece que mezclen bien.

Me recuerda a otra expresión clásica y popular que también usamos con cierta frecuencia: “envidia sana”. Esta última tiene mucha miga…

¿Puede ser sano un sentimiento tan humano pero a la vez tan negativo como la envidia?.

Cuando he cuestionado que la envidia, en mi modestísima opinión por supuesto, no puede ser sana, han aparecido argumentos como:

“Hombre, Chema, envidia pero sin desearle mal a nadie”.

Esto ya, lo confieso, me maravilla, faltaría más…si además de reconocer que sientes envidia (¡que sentirla es humano!) le desearas mal a la persona objeto de la misma…apaga y vámonos.

Pero retomando a nuestra querida “crítica constructiva”, me da miedo que haya personas que la enarbolen como forma de resaltar las debilidades de los otros sin ni siquiera haber sido invitados a hacerlo.

Sigo pensando, no se si equivocadamente o no, que la crítica de por si hace daño a nuestro querido “miniyo” (dejo el enlace al post dedicado, tiempo atrás, a él para quién no lo conozca).

Y al “miniyo” además de controlarlo, también hay que alimentarlo como comentaba en su día.

La crítica, sobre todo la no solicitada, desnutre nuestra autoestima y ya hay bastantes cosas que lo hacen en nuestro entorno sin necesidad de añadirles más.

Creo que, en muchas ocasiones, se hace sin maldad pero aun así me gustaría que tomáramos conciencia de lo que sucede cuando practicamos la “versión constructiva”

Cuidado, esto no significa que no podamos ayudar a una persona a mejorar en su desarrollo, sobre todo si nos lo pide, para eso el coaching, por ejemplo, tiene otras herramientas que espero seguir compartiendo en este pequeño rincón que es el blog.

No había usado aun a mi poeta español preferido y maldito para acompañar un post e iba siendo hora. La canción elegida creo que, además de no ser muy conocida, habla por si sola.

Tu lista de cosas buenas: automotivación

28 Oct

Es hora de hablar de automotivación

Alguien que trabaja en hostelería me comentó, hace casi dos años en una formación, que estamos viviendo en un ambiente de tristeza y le tomo prestada la afirmación porque es especialmente certera.

Confieso que me preocupa que ese comentario proceda de alguien que trabaja en un lugar donde la gente va a compartir emociones con su familia y amigos. A liberarse de lo cotidiano.

Hace bastante tiempo que me di cuenta que el entorno que nos rodea depende de la actitud de cada uno. De como nos tomemos las cosas que nos suceden en la vida.

Hay una frase  del profesor Bernabé Tierno que he repetido hasta la saciedad en los últimos tres años de formación:

“Somos arquitectos de nuestro propio destino en un 80%”

Y estoy convencido de ello. Buena parte de lo que nos pasa en la vida depende de nuestra percepción y de nuestra actitud ante los acontecimientos. Y tengo una buenísima noticia:

“Cada día podemos elegir nuestra actitud”

Cada día decidimos como queremos vivir y que queremos que nos afecte y en que medida. Es bien cierto que siempre podemos buscar (y encontraremos) motivos para el desanimo (quien no los tiene???) pero a su vez seguro que hay argumentos de sobra para el ánimo y para encarar las dificultades con fuerza y ganas. Y además hay otro aspecto básico en el que tendríamos que pensar…esa actitud es contagiosa!!!

Esa emoción que nos acompaña “contamina” en positivo o negativo a la gente mas cercana a nosotros. La pregunta es sencilla…¿que emociones queremos transmitir a nuestra gente querida?.

Si, ya sé…alguien estará pensando:

“Vaya suerte…a este tipo todo le ha ido bien, así cualquiera puede pensar en positivo” – Pues me temo que mi vida ha sido tan azarosa como cualquier otra. Ni mejor ni peor.

No me gusta hablar de un optimismo simplista, sino de un optimismo inteligente, basado en hechos…y estoy convencido que, casi todos, tenemos un montón de cosas por las que merece la pena elegir la actitud.

Pero no quiero cerrar el comentario sin una pequeña herramienta para que practiquemos esto.

Por favor, busca un momento de soledad en el día.

Con cinco minutos bastará.

Coge papel y lápiz (o teclado y pantalla a elección 😉 ) y hazte una lista de las cosas positivas que tiene tu vida aquí y ahora.

Te sorprenderá ver cuantas son.

Me parece importantísimo materializarlas porque creo que desgraciadamente en los últimos tiempos las estamos menospreciando, las dejamos de lado y sólo ponemos el foco en los aspectos negativos. Y nuestro pensamiento y nuestras palabras y hechos condicionan nuestro día mas que ninguna otra cosa.

Haz tu lista de cosas buenas y, si te apetece, comenta con tu gente los resultados…y luego me cuentas.

Porque a pesar de la lluvia y la oscuridad de algunos momentos…Todos los dias sale el sol!

Autoconsciencia: ¿estas en la lista de infalibles?

21 Oct

Si, la tengo…

Mucha gente a la que se lo he comentado por activa y por pasiva en el transcurso de estos años de formador sigue poniendo cara de incredulidad cuando les digo que la tengo y la actualizo cada poco tiempo pero es así: la tengo.

Desde hace ya un tiempo y con religioso fervor llevo una lista de personas que me han confesado en el transcurso de su relación conmigo (personal o profesional) que tienen esa cualidad cada día mas extendida en el tiempo que vivimos: son infalibles…

Tengo mi lista de infalibles.

Ahh… ¿que no sabéis que es un infalible? Es aquella persona que por definición no se equivoca nunca, sus actos y sus palabras son siempre correctos, jamás deben mostrar signo alguno de arrepentimiento y nunca tienen responsabilidad cuando las cosas no salen bien o al menos según sus expectativas (a esto último creo que los psicólogos lo llaman locus de control externo).

Desafortunadamente solo soy el escriba de la lista y no me hallo en ella, entre ese selecto grupo de talentos y personas con visión que ya sabían lo que iba a suceder, que me vas a contar, llevo toda la vida en esto, no necesito aprender nada nuevo…(podría seguir pero paro aquí para no cansaros…)

Este colectivo es el que cuestiona, por supuesto, cualquier avance que las demás personas hacen en su desarrollo profesional y personal. No entienden que tu decidas dedicar tu tiempo a formarte, a conocer otras formas de hacer, a comprometerte en la búsqueda personal y profesional de aspectos a mejorar, a conocerte mejor y a conocer mejor a los demás…simplemente porque todo está inventado, tienen todas las respuestas, ya sabes.

Otra de sus habilidades es conocer a las personas en periodos de 15- 30 minutos como máximo. Sí, se toman un café contigo y ya saben como eres. A tu familia, compañeros de trabajo, pareja…les lleva años pero los infalibles solo precisan de ese tiempo (y les sobra) para definirte por completo como persona. Suelo decir que es una pena que se esté perdiendo tanto talento como el suyo en procesos de selección de personal, por poner un ejemplo.

Supongo que a estas alturas de la lectura ya sabes a lo que me refiero por eso tengo una pregunta importantísima que hacerte, ya sabes, los del coaching solo hacemos preguntas (otro día le dedicaré tiempo a romper este mito):

¿Estas en mi lista de infalibles?

Plantéatelo seriamente y tomate tu tiempo para contestar, por favor.

Ante tanta sabiduría sólo puedo recurrir, cuando me preguntan buscando todas las respuestas, a aquella vieja canción de aquel viejo madman del rock que era y es Ozzy Osbourne…

Gracias por seguir ahí!

Las primeras gestoras de personas: las abuelas

17 Oct

Quiero aprovechar este rinconcito de la red para rendir sentido y sincero homenaje a personas que realmente se lo merecen.

Muchas veces fijamos nuestra vista en iconos lejanos que simbolizan el éxito o el poder en la vida y nos olvidamos que las verdaderas personas dignas de admiración las tenemos muy cerca y a veces las valoramos menos de lo que merecen.

Hoy toca rendirse a un colectivo especialmente querido por mi. Tal es así que en mis formaciones suelo denominarlas las “primeras gestoras de personas” o las “primeras empresarias”: las abuelas.

Nuestra cultura del éxito rápido y la juventud eterna está menospreciando a personas que tienen un valor añadido enorme y que otras culturas (las orientales, por ejemplo) veneran: los mayores.

En este sentido las abuelas han sido en la mayor parte de las familias ese “pegamento” necesario para mantener el núcleo unido y las más sabias a la hora de gestionar dos aspectos clave en el mundo de las organizaciones de nuestra era: las finanzas y las emociones.

Hoy que todos hablamos de inteligencia emocional debemos rendirnos ante la capacidad demostrada día a día por estas mujeres para apoyarnos cuando teníamos un momento bajo, para tener un abrazo que abrigaba o una palabra necesaria que no tenían miedo a pronunciar porque no se planteaban que expresar emociones fuese un síntoma de debilidad.

Yo tuve muchísimos años la suerte de aprender de mis dos abuelas cosas que ninguna escuela de negocios o facultad enseñan. Las dos tuvieron, como tantas otras,  unas vidas azarosas.

Una de ellas se quedó viuda muy joven en la década de los 50 y saco adelante a dos hijas ella sola. Nadie tuvo que explicarle que había que salir de la zona de confort. No había otra opción. De ella aprendí, entre otros miles de cosas, algunos refranes que reproduzco con media sonrisa recordando que nunca los diré como ella lo hacía. El mas gráfico de ellos, con todo el gracejo de la cuenca minera asturiana, era:

“El menester fae a la vieya correr”.  Es decir cuando las circunstancias nos obligan a hacer las cosas las hacemos.

La otra es madre de 10 hijos. ¿Quien le va a enseñar como gestionar personas y emociones?

Yo solo puedo admirar todas las lecciones que las dos me dieron. Hoy por desgracia a una se me la llevo la parca (como diría Serrat) y a la otra me la tiene secuestrada el Alzheimer, pero no hay día que pase que no recuerde que mucho de lo importante de la vida me lo mostraron ellas, con sus hechos, con su compromiso, con su ejemplo.

Siempre que escucho esta canción de Roberto Carlos me acuerdo de ellas.

No desaprovechéis, por favor, la oportunidad de compartir su sabiduría y su experiencia y si las tenéis cerca, hacedme un favor…dadles un abrazo…

Resiliencia: la vitamina del optimismo

14 Oct

Existen muchos mitos en torno al optimismo…

Siguiendo los viejos refranes de nuestro entorno, muchas veces basados en el fatalismo vital…se describe a la persona optimista como “la que nació de pie”, como todo el mundo sabe “unos nacen con estrella y otros estrellados” y podríamos seguir eternamente.

Contrariamente a lo que se cree una persona no “nace sino que se hace” optimista y esto suele estar muy unido a su capacidad de resiliencia.

Si buscamos la definición de este palabro en dios Google y su apóstol Wikipedia nos dirán que es “la capacidad de los sujetos para sobreponerse a periodos de dolor emocional y traumas y salir fortalecidos de esa experiencia” y que viene del latín  (resilio, resilire: «saltar hacia atrás, rebotar»).

Esta cualidad o competencia personal es clave en las personas que afrontan la vida con optimismo. No son personas a las que no les haya sucedido nada malo (como dice el dicho asturiano “en todes les cases cuecen fabes y en la mía a calderades”) sino que se han demostrado a si mismas la capacidad para superar esos momentos duros o dolorosos y levantarse las veces que sean necesarias.

Es importantísimo que entrenemos a las personas queridas de nuestro entorno en esa capacidad para sobreponerse a las dificultades, eso les ayudará a mejorar su visión positiva de la vida.

Especialmente en el caso de los mas pequeños de la casa, como bien les escuche a Xavier Guix (psicólogo), la “evitación de toda frustración como camino a la felicidad es un error caro de los padres de hoy”. No debemos caer en esa trampa de pensar que podemos evitar toda la vida situaciones no deseadas a nuestros hijos y convertirlos así en analfabetos emocionales que no saben superar por si mismos estos pequeños fracasos.

Entre la exigencia extrema (léase Aprendiendo de los errores: papa olvida en este mismo blog) y la complacencia absoluta hay mucho terreno en el que movernos.

Cuando pienso en resiliencia me suele venir a la mente este ejemplo tremendo que he compartido en algunos cursos: el Team Hoyt

Podéis bucear en la red buscando información sobre ellos, creo que merece la pena.

Y para cerrar un dicho más, este italiano, que creo refleja el concepto de resiliencia bastante bien:

“Dura più l´incudine che il martello” Es decir dura más el yunque que el martillo.

Queridos yunques, buena semana…

evades blog

Prácticas del curso blogs 08

Chema coach

Optimismo y automotivacion

Home's Cool!

Don't Just wish about it! Go home!

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: